Noticia Cultura: | Cambios que impactan a L.A. y el Caribe VI

| Víctor Manuel Barceló Rodríguez
2017-06-30

Desde Tabasco

Muchos de quienes participaron en la definición de los nuevos regímenes, tenían una concepción más social de la democracia. Sin embargo, la tensión entre democracia política y substantiva se evidenció años más tarde. En el ínterin, los países acordaron las garantías mínimas que serían respetadas: la libertad de expresión, ciudadanía inclusiva, elecciones libres, competitivas y universales y participación de los ciudadanos organizados en partidos políticos. Elecciones competitivas fueron pronto el indicador más preciso de la instauración democrática. Ver: http://americo.usal.es/iberoame/sites/default/files/alcantara_freidenberg_proceso_politico_vision_comparada.pdf

Los primeros  países en realizar elecciones en el marco de la denominada “Tercera Ola de democratización” fueron: República Dominicana y Ecuador (1978); Perú (1980), Honduras (1981), Bolivia (1982), Argentina (1983), Uruguay y Brasil (1985); Paraguay, Panamá y Chile en 1989, Haití́ y Nicaragua en 1990. Se considera que El Salvador y Guatemala realizaron las elecciones que se consideran como inicio de la transición siendo las plenamente competitivas, libres y justas, que incluían a todos los grupos políticos en igualdad de condiciones, realizándose tras la celebración de Acuerdos de Paz, en los que participaron actores internacionales. Así́, en El Salvador hubo que esperar hasta 1994 y en Guatemala hasta 1996 para hablar de democracia. Ver: http://html.rincondelvago.com/la-tercera-ola-de-la-democratizacion-a-finales-del-siglo-xx_samuel-huntington.html

De modo especial se constituyó el grupo de los países progresistas. Esto ocurrió en algunas naciones de nuestra Región como: Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Paraguay, Venezuela, si bien podrían marcarse algunas diferencias y diversas coincidencias entre ellos. Otras naciones avanzaron hacia la transición democrática, con formas específicas como el Uruguay, un tanto Chile. Para ello se fortaleció el Estado de Derecho y sus instituciones. Bolivia merece mención especial. Allí, con un porcentaje muy alto de población indígena se produjo la creación y afirmación en la conciencia popular, de un Estado poscolonial –así calificado por sus ideólogos- que al manifestarse en la mayoría de su población, integra el sistema social con los mayores amarres para trascender en el tiempo. Ver: http://dialogosinfronteras.com/desafios-para-la-democracia-latinoamericana-caribena-1a-parte/ 2ª y siguientes de V. M. Barceló R.

La desaparición de los partidos o su repudio generalizado y la desconfianza en el Estado por su nulidad en la atención a las demandas populares, crean un escenario de decepción que lleva a la demanda de situaciones que busquen u ofrezcan soluciones a las exigencias sociales, sobre todo de los sectores históricamente postergados. De allí que, en países donde los partidos políticos siguen siendo la banda

El Regional

Pulsa aquí para leer la noticia:

Noticia Cultura: | Cambios que impactan a L.A. y el Caribe VI