Estos gofres con forma de pene están revolucionando Chueca

La Pollería (calle Barbieri, 23) no vende pollos, sino… bueno, la única otra cosa que podría traicionar un almacén aguado con este nombre. La repostería madrileña ha regalado un viraje pecaminoso de los que aflojan la risa y ahora los pollofres son el nuevo dulce de Chueca que todo el mundo quiere comerse. No hay forma de escribir un artículo al respecto sin que se cuelen unas cuantas frases con doble sentido.

Los gofres con forma de pene enorme son el zaguero rugido (escandalizado) en materia gastronómica. Aterrizaron en la caudal hace tan solo una semana pero su eco en las redes, un rumor inasequible de ignorar, ha mutado en colas a la puerta de La Pollería, que ni siquiera ha finiquitado su tramoya.

Pedro Buerbaun, al mando del nuevo negocio, saborea el éxito de los genitales pasteleros. Cuenta en una entrevista al boletín El País que los pollofres se granjearon mil seguidores en Instagram en solo una semana, una gran acogida propiciada por la curiosidad de los madrileños, siempre tan intrépidos en el dominio de lo sibarita.

Los gofres fálicos tienen un precio de 3,8 euros a los que se suma 0,50€ por cada topping: ver al pastelero rematar el pollofre con chocolate blanco desata una carcajada irreprimible. ¡A ver quién tiene el cuajo de devorar esto en notorio!

var aepc_pixel = {“pixel_id”:”1543543449260625″,”user”:[],”enable_advanced_events”:”yes”,”fire_delay”:”0″}, aepc_pixel_args = [], aepc_extend_args = function( args ) { if ( typeof args === ‘undefined’ ) { args = {}; }

for(var key in

Morelos Diario

Pulsa aquí para leer la noticia:

Estos gofres con forma de pene están revolucionando Chueca